Consejo Asesor de Formación Técnico Profesional definió sus ejes de trabajo en la primera sesión del año

viernes 29 de marzo, 2019
a a a

Con la participación de representantes del sector productivo, de los trabajadores, del Estado y de las instituciones educativas, se realizó la segunda sesión del Consejo Asesor para la Formación Técnico Profesional (TP), creado en diciembre pasado.

La instancia surgió en el marco de la Ley de Educación Superior y es parte de la agenda de siete puntos de Modernización de la Formación TP impulsada por el Gobierno de Sebastián Piñera, que propone acciones concretas de corto, mediano y largo plazo, para mejorar la calidad del subsistema Técnico Profesional.

El consejo fue nombrado por el Presidente de la República y es presidido por la Ministra de Educación, Marcela Cubillos quien, en esta oportunidad, fue representada por el jefe de la División de Educación Superior, Juan Eduardo Vargas, quien señaló que “la mayor valoración de la formación técnico profesional es uno de los ejes fundamentales para mejorar nuestro bienestar social y la productividad del país; por eso, el trabajo que estamos llevando a cabo junto a los consejeros es fundamental para seguir avanzando en el fortalecimiento de este subsistema”.

Durante la sesión del 28 de marzo, realizada en la sede de la Agencia de la Calidad de la Educación, se analizó el plan de trabajo para el 2019, cuyos principales ejes son la estrategia de formación TP para el desarrollo sustentable; las trayectorias de estudiantes y trabajadores y el mundo del trabajo como espacio de aprendizaje.

El Consejo y el Marco de Cualificaciones no podrían llevarse a cabo sin el apoyo prestado por distintos actores del Sistema: Sence, Chilevalora y Corfo, Confederación de la Producción y del Comercio CPC, SOFOFA, Sociedad Nacional de Agricultura SNA, Vertebral Chile y los trabajadores representados mediante la CUT, entre otros.

La necesidad de una Estrategia nacional de formación técnico profesional

Chile necesita más y mejores técnicos. Los cambios impuestos por la globalización y la revolución 4.0 han hecho que el sector productivo requiera un mayor número de especialistas para así hacer frente a estos desafíos.

En los últimos diez años los institutos profesionales han sido las instituciones que más han aumentado su matrícula, en un 131,7%. En Chile, del total de los empleos que se ofrecen, tres de cada cuatro buscan perfiles técnico-profesionales, tendencia aún mayor en los mercados globales. Por su parte, los centros de formación técnica han crecido en un 42,6%, mientras que las universidades han aumentado en 30,8%. Y en términos de oportunidades laborales, los egresados de enseñanza media técnico profesional obtienen salarios un 12% mayores que quienes cursaron formación científico humanista, además de contar con más estabilidad laboral, reflejada en contratos formales y periodos de empleo más largos.

Asimismo, si se considera a quienes ingresan al sistema de capacitación, cerca de dos millones de personas son parte de la formación técnico profesional, tanto en programas de educación media, superior y capacitación laboral.